24 marzo 2009

Dia 1, semana 1 de 7

Ayer vino Diana con las notas, y si bien yo creía que en caso de sorprenderme la sorpresa sería agradable, mira por donde no. 7 como 7 soles le han caído, nada mas y nada menos. Y para mas inri la nota mas baja en mates (como no).
Así que después de intentar hablar con ella y que su respuesta mas larga fuera que el instituto es absolutamente inútil, de meditarlo con la almohada y de pasarme toda la mañana sin pensar en otra cosa, hemos llegado al acuerdo (su padre y yo, of course) de castigarla de momento 7 semanitas (una por cate) sin ordenador y sin salir.
Así que hoy comienza la cuenta.

Hoy después de la clase de guitarra (de la que ha salido bastante contenta) le he visto unas cosas de escalas anotadas en un papel, y:
- ¿Eso qué es?¿lo que tienes que practicar?
- Si, como voy a tener tiempo...
- No hay mal que por bien no venga
- ¡No te jode!

¡Qué clase! Luego le pregunto que si está enfadada conmigo y me dice que un poco si, porque se va a convertir en una autista de cuidado. ¡Y tendré yo la culpa!

La verdad es que no se si tengo yo la culpa o no, pero ya no se ni que hacer. Mañana voy a hablar con la orientadora del Insti a ver si me da algún recurso, alguna idea o algo, porque no entiendo nada. No le falta nada, hasta ahora ha tenido libertad para estudiar cuando ha querido, libre acceso al ordenador, ha salido (no hasta las mil, pero bueno), viste como quiere, le compramos la ropa que le gusta, no somos represores, hablamos con ella, puede decir lo que piensa y discutir nuestras ideas y las suyas. Igual es que lo que le hace falta es que la encerremos y se hagan las cosas por el ordeno y mando. No se.

Tampoco entiendo como puede suspender 7 repitiendo. Creo que adrede es difícil. Solo con volver a oir lo mismo otra vez se te tiene que quedar lo suficiente para aprobar. A no ser claro que sea capaz de desconectar hasta tal punto de no escuchar aun estando en clase.

El caso es que me esperan unas semanas de morros y malas caras, pero que se le va a hacer.

Hablando de otra cosa, el fin de semana ha estado estupendo. Nos hizo un tiempo bastante bueno, soleado pero no demasiado calor, así que pudimos disfrutar de bonitos paseos por el Paseo Nuevo, lo viejo y Ondarreta hasta el Peine de los Vientos.


Tampoco nos podemos quejar de la comida. Cena viajera (empanada, tortilla de patata y ensalada), desyuno potente (tiramisú, flan de café y bizcocho de chocolate), comida de pinchos, cena de sidrería y comido vasco-japonesa. En fín, que la tripada ha sido de aúpa.

1 comentario:

Paco Bailac dijo...

Cotidiano y familiar blog.... Os dejo un saludo desde la armonia del coaching.

paz


pacobailacoach.blogspot.com