08 octubre 2008

Funeral

Ayer celebramos el funeral de Mirian. Pasamos toda la tarde juntos, primero en el cementerio, bajo la lluvia. El día estaba triste, como nosotros mientras la enterraban. Después fuimos a tomar algo al Cedro para esperar el funeral, y estuvimos charlando, recordando a Miri, cómo era, cuándo la conocimos, y cosas así. Sirvió para que nos sintiéramos un poco mejor.
El oficio fué muy emotivo, y al finalizar Ana leyó un texto que habíamos preparado y nos emocionamos un poco.
Ayer hacía cuatro años de la muerte de mi abuelo.
Hoy el día ha sido un poco más tranquilo, parece que retomamos la normalidad poco a poco.

No hay comentarios: