11 julio 2009

Ventajas y desventajas

de no escribir todos los días. La mayor desventaja es que tengo tanto que contar que no se si lo sabré hacer sin atropellarme. La ventaja es que ya no veo las cosas como hace 10 días cuando pasaron.
Comenzaré por el principio. EL lunes de la semana pasada fuí al instituta de Diana a hablar con los profesores y con la orientadora, con la sana intención de enterarme de si tenía que hacer algún trabajo para poderse presentar en septiembre, no fuera a ser que como el año pasado no se hubiera enterado de algo y le sus pendieron lengua por no llevar los trabajos del curso (cosa que tampoco entiendo mucho, pero bueno)
Con la primera que hablé fué con la tutora que me dijo que no estudia, que no hace nada, que no da guerra pero...
A continuación fui a ver a la orientadora y me llevé un disgusto bastante grande sobre todo porque no sabían quien era Diana, parece como si suspender 7 repitiendo curso fuera lo mas normal del mundo. Lo "mejor" de todo fué cuando les pregunté si un alumno tenía que quemar el instituto para que tuvieran un informe y me contestó toda ofendida ¡Hombre, no! pues desde luego esa es la impresión que me llevé. Después de media hora de conversación y lloros por mi parte (muy mal hecho, lo reconozco, pero es que soy muy llorona) me dieron unas indicaciones de cara al verano y me dijeron que en septiembre hablarían con ella a ver que es lo que pasa. ¡Pues creo que ya es hora!
Luego hablé con el de física y química que me dijo que es una niña muy bien educada, muy sensata, muy madura, que no da una guerra, pero que no estudia. El de tecnología y el de plástica mas de lo mismo, que parece que no quisiera aprobar, pero que puede. ¡Eso ya lo se!
Total que volví a casa agotada, con una sensación de fracaso, de que hay algo que no estoy haciendo bien, y se que si no quiere no quiere, pero me preocupa no saber por qué no quiere, ni lo que le pasa por la cabeza, ni si puedo hacer algo para ayudarla.
En fin, que decidimos darle vacaciones la semana pasada y esta semana ya ha empezado a estudiar. Como es complicado que estudie en casa si no hay nadie (todos hemos vagueado a los 15 todo lo que hemos podido) le sugerí que se viniera conmigo al despacho por las mañanas, y así tiene las tardes libres, y de momento nos va bien. Estudia de 9 a 2 (con pausa para el café, por supuesto) y por la tarde sale por ahí con sus amigos. Estando en el despacho conmigo tiene la ventaja de que si le surge alguna duda me la puede preguntar, en lugar de desesperarse como haría estando sola, y puede continuar en lugar de tirar la tohalla.
Cambiando de tema, el fin de semana pasado celebré mi cumpleaños con Belén, Sota y David. Por fin cenamos en Villamediana y después de cenar echamos un trivial, que hacía mucho que no jugábamos. Pasamos un rato muy agradable. Me regalaron el reloj de la UR, un cuaderno muy bonito para apuntar pensamientos y "La soledad de los números primos" que lo tengo que cambiar porque ya lo tenía. Esta tarde iré a ver si lo cambio por Eclipse, el tercero de la saga de vampiros que tanto nos gusta.

También celebramos el viernes el cumple de Manuel. Ya tiene un añito. Merendamos en Murillo con las sobris y la familia de Belén (y los tios y abuelos, por supuesto) Faltaron los alicates que estaban de vacaciones.
También están de pseudo-vacaciones mis padres, que se han ido a Galicia con la abuela Sagrario. No puedo poner un enlace al álbum que ha preparado pero están los frutales super verdes. Los Garzón ya han vuelto de la playa, pero están corriendo los encierros (sólo el padre por supuesto) y volverán esta noche. A ver si me acerco a verlos que han debido crecer desde la última vez. Guillermo está con su mami en el pueblo, así que también va a crecer antes de que lo veamos, a finales de mes supongo. Total que andamos en cuadro por Logroño, menos mal que está la abuela Magdalena para ir a hacerle una visita.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buena idea la organización de las horas de estudio!!.
Lo que es alucinante es lo del insti; yo pensaba que se preocupaban más por los alumnos, pero parece que aquí también se olvidan de que trabajan por y para personas.

Ánimo cuñadita, y no te desesperes, sabes que eres una buena madre.

Un beso.Marisa.